Para ir abriendo boca

Justo hace una semana que empezamos con la alimentación complementaria. Blai tiene solo cinco meses, pero decidimos empezar ya que nuestro pediatra nos dijo que si mostraba interés por la comida y era capaz de cogerla por si solo y llevársela a la boca era una clara señal de que estaba preparado para empezar a comer. Al preguntarle yo si no era conveniente esperar hasta los seis meses, él me dijo que podía esperar si yo estaba más tranquila, pero que en el resto de mamíferos los cachorros empiezan a comer simplemente cuando están preparados. Igual que nadie les enseña a mamar, nadie les enseña a empezar a comer. Me pareció un argumento con bastante sentido común.

Antes de cumplir los cinco meses Blai ya mostraba interés por la comida, nos miraba mucho mientras comíamos e intentaba alcanzar los platos con las manos. Normalmente le dábamos una cucharita o algo que estuviésemos utilizando para distraerlo. Como yo ya iba viendo que el momento de ponerse a ello se acercaba empecé a prepararme. Tenía claro que la introducción de los sólidos la quería hacer mediante Baby Led Weaning, ya que me parecía que es la manera que se adapta más a mi manera de ver la crianza.

Lo primero que hice fue leer sobre el tema. Esto es una manía mía, hay que decir que soy un poco controladora, y siempre necesito informarme mucho antes de meterme en algo. Así que, aparte de leer mil blogs y entradas en Instagram, leí dos libros.

 

Y además, nos apuntamos a un curso de primeros auxilios para bebés. Lo hicimos en la Mamavaca en Barcelona y lo recomiendo mucho.

Pero bueno, empecemos por el principio. ¿Qué es el Baby Led Weaning? La traducción literal al castellano sería “Destete dirigido por el bebé”. Pero generalmente se traduce por “Aprender a comer solo”. De lo que se trata, muy resumido, es de que el bebé tome la iniciativa durante todo el proceso y utilice su instinto y sus habilidades. Él decide cuando empieza y cuando acaba el proceso. Tal y como hablábamos en el post sobre movimiento libre, que el bebé haga las cosas por sí solo contribuye a su seguridad, autonomía y confianza en sí mismo. Con BLW, básicamente sucede lo siguiente:

  • El bebé se sienta a la mesa con el resto de la familia y participa cuando está preparado.
  • Se le anima a experimentar con la comida en cuanto muestra interés y se le permite cogerla con las manos (aunque al principio no coma absolutamente nada)
  • La comida se presenta en tamaño y formas adaptadas para el bebé.
  • Come solo desde el principio.
  • Él decide cuanto quiere comer. (Jamás obligaremos a nuestro hijo a comer).
  • El bebé sigue tomando leche materna a demanda y decide cuando está preparado para reducir las tomas.

Como comentaba antes, a mí el BLW me pareció la manera más respetuosa de introducir la alimentación, además de que tiene sentido que sea el bebé quien decida. Pero además no sólo contribuye a la autonomía y seguridad del bebé sino que también contribuye a que tenga una actitud positiva hacia la comida, ayuda a que controle el apetito y mejora la alimentación.

El único problema que yo le veía es el miedo al atragantamiento. Así que investigué sobre el tema y lo comenté también con el pediatra. Los bebés controlan los trozos de comida que tienen en la boca. Si pueden masticarlo lo harán y si puede llevarlo al final de la boca lo tragará. Si no puede hacer ninguna de esas cosas la comida se le caerá de la boca. Al comer solo él controla el proceso y esto hace que lo haga de un modo seguro. Eso si, es muy importante seguir unas normas básicas de seguridad:

  • Que el bebé esté erguido
  • Que controle lo que le llega a su boca
  • No darle alimentos con un riesgo de atragantamiento evidente (frutos secos, uvas, cerezas…)

Esto es más o menos y muy resumido, todo lo que sabía sobre Baby Led Weaning antes de empezar. Pero como ya sabéis una cosa es la teoría y otra la practica. Cada día es distinto y como con todo, acabas poniendo en duda las bases de lo que haces y para mejor. Así que ya os iré contando en próximos posts a qué conclusiones nos ha llevado, con qué resultados, y sobre todo, con fotos divertidísimas de un bebé con la boca llena de zanahoria y granos de brócoli. Bueno va, os dejo un par para empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s