Menstruación sostenible: Sangrado libre

Recuerdo perfectamente el momento en el que llegó mi primera menstruación. Yo tenía quince años, la mayoría de mis compañeras ya menstruaban y yo  me sentía rara. Al ver la mancha roja en mis bragas sentí una mezcla de alivio (uff soy como las demás) y miedo (¿y ahora qué hago con esto?). Recuerdo contárselo a mi madre con mucha timidez y pedirle que no se lo contase a mi padre. Cómo si tuviese algo que ocultar, cómo si fuese algo de lo que avergonzarse. Jamás nadie me había dicho que debía avergonzarme de mi menstruación de una manera directa, pero de alguna manera está en el inconsciente colectivo de la mayoría de nosotras.

Mi madre me ofreció una compresa y un tampón y me dijo que podía enseñarme a colocarlo. A mí me daba muchísimo miedo ponerme un tampón pero así lo hice. Y así lo seguí haciendo hasta que me ha vuelto la menstruación después de mi embarazo y la lactancia. Jamás me planteé otra opción. Jamás se me habló de sangrado libre. Ni en la escuela, ni en mi familia ni en mis espacios de ocio con otras mujeres. Jamás hasta recientemente cuando por suerte he tenido la oportunidad de compartir y acompañarme con más mujeres y nutrirme de sus conocimientos.

Pues bien, como ya os he dicho alguna vez, cuando algo me interesa y me apasiona necesito compartirlo, y como estoy indagando sobre sangrado libre de cara a mi siguiente menstruación hoy os hablo del tema.

sangrado5

¿Qué es el sangrado libre?

Primero de todo hay que aclarar que sí, es posible menstruar sin utilizar productos de absorción de flujo y se llama sangrado libre. En realidad le deberíamos llamar simplemente menstruar, pero como vivimos en una sociedad patriarcal que ha ocultado y distorsionado totalmente la sexualidad femenina hemos tenido que inventarnos un nombre para referirnos al control de la evacuación de la menstruación.

De hecho, si te paras a pensarlo, la idea de que las mujeres usemos pañales (sí, las compresas son más o menos eso), como les bebés, es tan desempoderante para nuestra propia visión de la menstruación y de nuestra identidad como mujeres que a veces para creerlo hay que poder comprobarlo en nuestro propio cuerpo. Y solo hacen falta tres cosas: saber como funciona el cuerpo, observarnos y escucharnos y practicar.

sangrado3

¿Cómo funciona el cuerpo?

Contrariamente a lo que creemos la mayoría de personas, cuando estamos menstruando no sangramos de manera continuada, sino que nuestro útero está cerrado y solo se abre de vez en cuando para evacuar la menstruación.

El sangrado libre consiste básicamente en sentir el aviso del cuerpo de que necesitas evacuar, de manera similar a cuando nos llega el aviso de que necesitamos orinar o defecar. Suele llegar una señal al cerebro pero también se nota en el bajo vientre con sensaciones de inflamación, peso, tensión y necesidad de vaciar.

Si cuando se recibe el aviso no evacuamos, el útero acaba haciéndolo por  su cuenta, porque no puede aguantar más, igual que sucede con la orina. Algo sorprendente que ocurre con el sangrado libre es que se reduce mucho el número de evacuaciones, de hecho, muchas mujeres que hacen sangrado libre no suelen evacuar durante la noche.

sangrado4

Observarte y escucharte

Antes de pasar directamente a probar el sangrado libre, vale la pena pararnos a observar nuestro flujo vaginal. Para poder hacerlas es necesario dejar de utilizar la copa menstrual o el tampón.

Seguramente la primera observación que hagamos será darnos cuenta de lo que hablábamos anteriormente, que no sangramos continuamente, sino que la mayor parte del tiempo no hay sangrado. Luego, poco a poco, podemos ir descubriendo las señales asociadas a la expulsión de la regla. Cada mujer tiene que ir conociendo su propio cuerpo (cada cuerpo es un mundo) e ir dándose cuenta de en qué momentos suele evacuar siempre.

Además, podemos ir escuchando esas señales de las que hablábamos antes que nos envía nuestro cuerpo. Al principio puede costar. Cuando nos dicen que podemos sentir nuestro propio útero parece un cuento de hadas. Pero se puede. No lo sentimos porque tenemos una especie de amputación cultural. Nuestra cultura ha negado hasta tal punto esa conexión con nuestros órganos que ha cortado la conexión cerebral, solo hay que reconectar! Y para eso necesitamos práctica y observación. Y mucha paciencia y constancia. Poco a poco nos iremos autopercibiendo cada vez más e iremos notando más detalles.

sangrado6

Vamos a practicar

Ahora que hemos pasado un tiempo observando nuestra menstruación, nuestro sangrado, observando y escuchando a nuestro cuerpo y reconectando, llega el momento de pasar a la acción.

Las primeras veces que nos aventuramos a probar el sangrado libre vale la pena hacerlo en un espacio seguro, es decir en casa.

Hemos de poner nuestra atención en el bajo vientre periódicamente, y si notamos que tenemos ganas de orinar o evacuar la menstruación ir al wáter y relajar la vejiga y el útero. Aquí también podemos irnos observando. Observar que sensaciones tenemos y si evacuamos o no. Poco a poco iremos conociendo las señales y nuestros cuerpos y podremos ir viendo porqué a veces se nos escapa, o en qué momentos reconocemos mejor la llamada de nuestro cuerpo.

Que hagamos sangrado libre no quiere decir que no podamos combinar con productos como compresas, copa o tampones. Podemos practicarlo cuando nos apetezca, ir aprendiendo y conociéndonos. Y aunque no queramos hacerlo siempre, me parece una manera increíble de volver a conectar con nuestro cuerpo. Porqué si lo pensáis, no tiene mucho sentido que estemos diseñadas para tener que usar pañales una semana al mes durante gran parte de nuestras vidas.

Bibliografía

Como os decía al inicio, yo aún no he tenido ocasión de practicarlo, me espero a mi siguiente menstruación. Así que toda la información la he sacado de libros y artículos que he ido encontrando. Os dejo aquí las fuentes:

El baile de las mujeres. Anna Salvia i Agnès Mata. Editorial La Fertilidad de la Tierra

Cuerpo de Mujer, Sabiduría de mujer. Dra. Christiane Northrup. Editorial Urano

Sagnat lliure: menstruar sense bolquers

App Lunar. Una aplicación para registrar nuestros ciclos y estados de ánimo. Además con muchísima información interesante sobre cada momento del ciclo.

La ilustración preciosa es de Tati Ayala. La podéis seguir en Instagram aquí

La fotografía en la cama es de Rupi Kaur. En este link podéis encontrar la sesión completa.

sangrado7

­

 

­

­

­

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s